miércoles, febrero 22, 2012

Fábula


The Wolf and the Stork (Jean La Fontaine Fable)

The wolves like very gluttons eat.
One at a feast, thus gulping up his meat,
Devoured so eagerly, they say,
He nearly lost his life that day :
Far down his throat a bone stuck fast.
Well for this wolf, who could not cry,
A stork quite opportunely passed ;
He made a sign and she drew nigh.
Quickly the operatrix got to work—
Pulled out the bone; and asked her fee :
“ Your fee ! ” Wolf cried, “ good Mother Stork,
Your little joke is far too free.
What ! not contented to have saved your pate,
That was so tempting in my jaws ?
Begone ! you are a wretch ingrate,
And never come beneath my paws! ”
**************************
El Lobo y la cigüeña (Fábula de La Fontaine)

Por fin, después de varios días sin comer, el lobo pudo conseguirse una suculenta presa a la que no tardó en encajarle el diente y con el hambre que tenía, en un santiamén más que comerla, la devoró.

Pero, por comer tan aprisa, se le atravesó un hueso en la garganta y comenzó a ahogarse. Como pudo, fue a donde la cigüeña para que le ayudará a sacárselo con su largo pico.

Como era de esperarse, la picuda ave tenía sus dudas de meter su cabeza en la boca del lobo. Por eso éste, como pago a su favor, le prometió una generosa recompensa.

Aunque todavía con algo de desconfianza, pero el ave aceptó el trato y metió cuidadosamente el pico en la boca del lobo y le extrajo el hueso de la garganta. Cumplida su misión, preguntó ansiosa por la recompensa, a lo que el lobo, con cara de ofendido le respondió:
– ¿Esperas que te de algo ingrata? ¿Acaso no te parece suficiente regalo el haberte perdonado la vida?

4 comentarios:

Clyo dijo...

Where did you take this pictures? It's wonderful, it reminds me of the sculptures in Pinocchio's Park in Tuscany.

Natascha Rosenberg dijo...

I took the picture yesterday, here in Berlin. The sculpture is a little park near to my home. But it's a tiny playground. :)

Esther dijo...

¡Qué bonita fábula y qué bonita foto!

Natascha Rosenberg dijo...

Gracias Esther!